28 may. 2016

Milagros del cielo

Es el titulo del libro donde Christy Beam relata la historia de su hija Annabel Beam, ocurrida cuando ella tenia 9 años, por aquel entonces ella sufría de Obstrucción Intestinal crónica, un trastorno doloroso que implica cómo se procesa la comida, desde que tenia 5 años.
Solía jugar con sus hermanas en la granja familiar en Texas, a trepar árboles, aquel día se subieron a un Álamo ahuecado, y se sentaron en una rama, que segundos más tarde comenzó a ceder, cayendo Annabel en un agujero del árbol, cayendo 10 metros de cabeza dentro del tronco.

Su madre en ese momento se acordó de las palabras que le había dicho semanas antes su hija:
-Ella quería morir e ir al cielo y vivir con Jesús, porqué allí no tendría más dolor.
 El dolor que sufría por su enfermedad era tan intenso que ella estaba muy cansada de vivir esa vida, y recuerdo que pensé -¡No te la lleves Dios!

Los bomberos y equipos de rescate llegaron a la casa y pasaron horas tratando de encontrar una manera de llegar a Annabel en el árbol. Finalmente una serie de poleas y cuerdas hicieron que el rescate fuera posible.
En los días posteriores al accidente, Annabel comenzó a hablar de las visiones religiosas que experimentó mientras yacía incosciente dentro del árbol, así lo relata su madre:
Íbamos en el coche por la carretera, y ella se volvió hacia mí, y me dijo:-¿Sabes mamá fui al cielo cuando estaba en el árbol?
En un primer momento pensé que lo que me decía era a causa del golpe que se había dado en la cabeza y que lo había soñado.
Pero a medida que iba hablando me dí cuenta en sus ojos que no estaba mintiendo, había pasado por suficientes dramas en su corta vida, a causa de su enfermedad, para mentir por algo así.
Annabel describió algo que había experimentado en el interior del árbol.

-Me senté en el regazo de Jesús, y me dijo que los bomberos me tendrían que sacar del árbol, y cuando lo lograran ya no habría nada malo en mi-
Él me dijo: "Voy a enviar a tu ángel de la guarda para iluminar el árbol y se quede contigo"

Annabel recordó que le pidió a Jesús si podía quedarse en el cielo, ya que en el cielo ella no sentía ningún dolor, pero Jesús le dijo que no era posible permanecer allí, porque tenía planes en la Tierra para ella, que en el cielo no se podían cumplir.

No pasó mucho tiempo después de este encuentro que Annabel cuando se dio cuenta, estaba de vuelta en el interior del árbol, y ella vio que había una fuente de luz que creía que provenía de su ángel.
Una luz en el interior del profundo y oscuro hueco del árbol que le ayudó a encontrar las cuerdas y poleas que los bomberos habían improvisado.

Todo esto era muy extraño para su madre, pero el momento clave que la convenció, de que Annabel estaba diciendo la verdad, fue cuando le dijo: que había visto una niña en el cielo, que se parecía a ella y le pidió a Dios que le dijera quien era aquella niña. a lo que Dios le dijo que ahí estaba su hermana.

Su madre había tenido dos abortos involuntarios, uno de ellos había sido la creación de una vida, y el otro aborto no dio tiempo para que el ovulo se desarrollará.
Lo más sorprendente es que después del incidente en el árbol, las enfermedades de Annabel desaparecieron.

Comencé a despertar en el árbol y yo no podía oír las voces de los bomberos, y vi a un ángel que parecía muy pequeño, como un hada.
Dios me guiño el ojo a través del cuerpo del ángel y lo que el me dijo fue: Yo voy a dejarte ahora y todo va a estar bien.
Luego el ángel se quedó conmigo todo el tiempo, brillando con su luz para que yo pudiera ver...No hablamos...Nos sentamos juntos en paz.
http://www.christybeam.com/

No hay comentarios: